¿El cubrecolchón es realmente útil?

¿El cubrecolchón es realmente útil?

El cubrecolchón es un accesorio esencial para optimizar la comodidad y promover el sueño. Permite limitar muchas molestias debido a los puntos de presión. Sin embargo, para disfrutar de los beneficios del colchón, debe saber cómo elegirlo, teniendo en cuenta la forma en que se acuesta, el índice de masa corporal y las debilidades de su salud. Considerado hoy como lo último, el adorno del colchón ha sido adoptado por todas las generaciones.

Topper de colchón IMC

Ya sea que tenga algunas curvas o un peso pluma, el cubrecolchón es esencial para una buena noche de sueño. Para las personas con sobrepeso, el colchón de espuma viscoelástica ayuda a limitar los puntos de presión que pueden sufrir las diferentes partes del cuerpo. En cuanto al topper de memoria para un IMC bajo, aporta suavidad a un colchón firme en el que las personas muy delgadas tienen dificultades para relajarse. Cualquiera sea su peso, por lo tanto, obtendrá horas de sueño gracias a una mejor comodidad desde la hora de acostarse hasta el amanecer.

Noches indoloras

El cubrecolchón es muy recomendable para personas que sufren de lumbalgia. El dolor de espalda a menudo aumenta cuando el sujeto yace sobre un colchón excesivamente firme. Tiende a favorecer malas posiciones durante la noche debido a demasiados puntos de presión. Articulación, músculos y columna vertebral sufren. Al usar un cubrecolchón, los puntos de presión se reducen considerablemente y, como resultado, el sujeto adopta posiciones más naturales. Dormir mejor limita tus cambios de posición. Por lo tanto, un cubrecolchón es capaz de suavizar y calmar las noches que hasta ahora estaban bastante agitadas.

Efectos beneficiosos sobre la circulación sanguínea.

Las personas que sufren problemas de circulación, impaciencia, síndrome de piernas inquietas, también aprecian la comodidad que brinda un colchón de espuma viscoelástica. Las curvas del cuerpo se combinan perfectamente con su suave recubrimiento y los fluidos corporales circulan mucho más fácilmente. Este tipo de cubrecolchón también se recomienda para personas que, forzadas a permanecer en la cama debido a problemas de salud, están particularmente expuestas al riesgo de úlceras de decúbito.

Una capa de ternura para las noches divinas.

Hoy en día, el cubrecolchón viene en diferentes tamaños para adaptarse perfectamente a todo tipo de colchones. Ya sea que tenga una cama individual o una cama king size, es fácil encontrar el colchón del tamaño correcto. Lo ideal es elegirlo en pluma o plumón, siempre y cuando uno no sea alérgico a él. Pero también hay colchones de espuma viscoelástica, poliéster, polialgodón o látex igual de efectivos. Cualquiera que sea el modelo elegido, optimiza la comodidad para dormir sin reducir la firmeza del colchón necesaria para un soporte perfecto del cuerpo. La gente fría estará encantada: también hay colchones con calefacción para las noches de mimos. Nuestros prácticos videos de decoración de dormitorios